(NAPSM)—Dicen los expertos que no hay que ser ni viejo ni famoso para tener un plan de sucesiones; o sea, hay que dejar bien claro cómo quiere que se distribuyan sus bienes cuando haya fallecido, porque la planificación patrimonial no es solamente cuestión de dinero.

Es natural que la mayoría de la gente no quiere pensar en su muerte, pero al tener un plan, aliviamos y reducimos el impacto financiero y el peso que dejamos a nuestros seres queridos—a nuestros herederos. No importa si van a heredar una casa, el anillo de matrimonio de abuelita o una notable colección de fotos.

“Muchos creen en el mito de que la planificación patrimonial es solamente cosa de ricos”, dice Robert Nuño, representante financiero de Northwestern Mutual. “El objetivo de la planificación patrimonial es dar a conocer los deseos de una persona y que se respeten en caso de quedar incapacitado o de morir. Si usted tiene un plan de sucesión testamentaria, sus hijos y demás familiares no tendrán que tomar decisiones difíciles en su nombre, especialmente sí están pasando un mal rato, ya sea porque usted está enfermo o ha fallecido”.

A continuación le presentamos lo que aconseja Nuño a los adultos mayores de 18 años, no importa lo que van a heredar:

• Prepare un testamento o abra un fideicomiso: Esto asegurará de que sus bienes serán transmitidos a quien quiera y cuando quiera. (Los testamentos son escrituras públicas. Los fideicomisos se manejan con instituciones privadas).

• Ejecute una directiva de salud o testamento vital: Especifique hasta qué punto quiere que los profesionales de la salud le den tratamiento si se enferma o queda incapacitado.

• Nombre un apoderado legal para cuestiones médicas y financieras: Indique quienes son las personas de su confianza-la gente que tiene la autoridad jurídica para actuar en su nombre en caso de un accidente o muerte repentina. Una carta poder para cuestiones médicas permite que una persona tome decisiones en su nombre si usted no puede tomarlas; con un poder permanente para asuntos financieros, esa persona puede manejar sus bienes; por ejemplo, firmar cheques o presentar su declaración de impuestos.

• Nombre un tutor para sus hijos menores de 18 años: Determine quien quiere que se encargue de sus hijos en caso de que usted no pueda hacerlo.

• Revise estos documentos periódicamente: Es posible que tenga que rehacerlos cada vez que cambien sus circunstancias.

• Comunique a su familia sus deseos: Indique cuándo y cómo debe recibir cuidado de salud, el estado de su herencia e incluso en qué lugar quiere que lo entierren.

“Regale a su familia un plan de sucesiones”, dice Nuño. “Es tan importante como regalarles dinero”.

Si desea más información, comuníquese con un asesor financiero o visite https://www.northwesternmutual.com/financial-guidance/planning-priorities/estate-planning. (Este sitio está escrito en inglés).

On the Net:North American Precis Syndicate, Inc.(NAPSI)